23 junio 2020

Mejorando nuestra la inteligencia emocional

Quiero compartir con ustedes la enseñanzas de Yoguesh un yogi de Brahma Kumaris que estuvo en Lima impartiendo sabiduría.

Según Yoguesh, en la vida nos enfrentamos a distintos eventos. Algunos eventos positivos que nos llenan de alegría, pero él se enfocó en los eventos negativos que nos ponen a prueba emocionalmente. Por ejemplo, cuando alguién te habló feo, o no fue considerado, o te faltó el respeto, o alguna circunstancia como cuando tu jefe te llama la atención, o tienes algún problema de salud, o laboral. Todos los días enfrentamos eventos.

Usualmente le atribuimos a los eventos la causa de nuestra reacción emocional: “Estoy molesto porque me faltaron el respeto”, “Estoy con rabia por que tal persona me traicionó”, “Estoy con miedo porque mi jefe me habló feo y me puede despedir”. En otras palabras, el evento es el responsable de nuestra conducta emocional. Pero Yoguesh menciona, que el evento es solo una parte, que nosotros somos aquellos que le damos significado al evento.

A una persona que acaban de darle la gran noticia de que ya se curó del cancer del todo, si la cierran en el tráfico, posiblemente el significado que le dé a ese evento sea algo insignificante. Pero a otra persona, que se peleó con su pareja antes de salir de casa y la cierran en el tráfico, posiblemente el signficiado que le asigne a este evento sea como algo terrible y reaccione mal.

El mismo evento genera dos reacciones dependiendo del significado que cada uno le asigne.

¿Qué hace que cambie el significado que le damos a los eventos? según Yoguesh está relacionado a nuestra forma de ver el mundo. Hay personas que ven los eventos como problemas a resolver, otros como una oportunidad, otros como una prueba y los más elevados espiritualmente los ven como regalos.

En la filosofía espiritual, los eventos negativos son regalos que nos da la vida para evolucionar como almas.

Si vemos los eventos como regalos para evolucionar, el significado de cualquier situación negativa siempre será positivo. La próxima vez que algo “malo” le pase pregúntese ¿Qué tengo que aprender de este regalo?, trate de buscar el aprendizaje en lugar de simplemente dejarse llevar emocionalmente.